A veces se piensa que vendedor es como ser camarero, es decir, como no vales para otra cosa ahí siempre encuentras trabajo, y la verdad es que si prestamos un poco de atención a la cantidad de bares y camareros que hay, que poquitos saben tirar bien una caña y es de coña ya si te encuentras uno que no está amargado, es decir la paradoja de la atención al cliente se cumple en esta profesión, parece que no hay camareros felices.

Lo mismo pasa con los vendedores, la mayoría de la gente piensa que un buen vendedor es aquel que habla mucho, mejor dicho, ese que no para de hablar, siempre tiene razón y no escucha, y nunca más lejos de la realidad. Ser vendedor es servir, es ayudar, es escuchar, es solucionar problemas, pero ¿qué problemas? pues cuando escuchemos los sabremos.

Buen día

Febrero 2019