A veces, nos tomamos los clientes a la ligera, hacemos con los clientes como los políticos con sus votantes, los menospreciamos.

Ideas para mejorar:

1.- Ver las fortalezas reales de vuestro producto, servicio o idea, revisarlo cada cierto tiempo.
2.- Hacer un listado de clientes realmente potenciales a esa fortaleza.
3.- Cuando contactéis con ellos, no volváis loca a la gente, hablarles de eso que “realmente” os diferencia.
4.- No escribáis o llaméis por llamar, estamos saturados de tontos y aburridos.
5.- Ser serios en el seguimiento, cumplir lo que habéis pactado.
6.- El éxito es un porcentaje del trabajo, pero del que está bien hecho.

Buen mes de abril a todos.