Es una pena, pero en nuestro país no se termina de tratar del todo bien a la gente que acompaña al que aparentemente es el comprador o compradora, pero bueno, aquí hay un buen “Caso práctico” que refleja que al menos alguien “Sí” pensó en esos sufridores y sufridoras que acompañan a los que compran.