Una vez oí: – si quieres hacerte rico, imagina que llevas una mochila, abre la cremallera y mete dentro en ella todos los problemas que te encuentres de las personas que te rodean en el transcurso de día.

“Cuanto más generosos somos, más suerte tenemos”

Cuesta un mundo desapegarse del ego, de la vanidad, del narcisismo, del creerse autosuficiente, se nos olvida con mucha facilidad que lo más importe es el amor, ese amor que nos dan familiares, amigos y gente a la que acabamos de conocer y que nos agredecen aunque sea con una sencilla y sincera sonrisa lo que hacemos o podemos hacer por ellos.

La mejor medicina del mundo la tenemos guardada y casi olvidada en el rincón de nuestro subcosciete y muy protegida por el “TIRANO EGO”,  y hace que el personaje que interpretamos nos haga creer que de verdad somos como parecemos en vez de ser como somos, pero eso está adentro, muy adentro y sólo sale si cuando nos levantamos nos ponemos esa mochila en la espalda y empezamos a cargar con los problemas de los demás, ¿a cambio? sonrisas, agradecimientos, amor, generosidad; en definitiva sabernos acompañados en el viaje de la vida, ese regalo que tan poco valoramos.

 

Actitud

 

Un saludo y buen mes de febrero 2019