Una mañana de sábado

Esta mañana, paro a tomar un café en una estación de servicio BP camino de Tres Cantos (Madrid) en dónde, por cierto, hacen una fantástica tortilla de patatas. Estuve hablando con el camarero, un tío simpático y muy extrovertido, de esos vivos, de esos que sabe más por lo que calla y mira, que por lo que habla, aunque también habla el jodio.

Como ya llevo yendo tiempo a esta cafeteria, el camarero y yo hemos ido cogiendo confianza, y hoy me preguntaba a qué me dedicaba yo, y sin darle mucho detalle, le decía a grandes rasgos un poco lo ya que yo hacía: un poco de consultoría, un poco de marketing, un poco de coches; vamos un puto lio si el tío me quiere seguir, a lo que el hombre mostraba su sorpresa y me hacía dos preguntas muy seguidas, con el alma en ansia viva:

– Tú eres autónomo ¿Verdad?.
Con esta pregunta quería saber si era mi empresa o trabajaba para otro, y es que todos queremos saber los secretos ocultos del dinero y el poder (jajaja, no los hay, o al menos yo no los sé). La segunda pregunta era, qué era lo que yo había estudiado, a lo que le contesté que PATIO. Cuando le di esta respuesta, él no entendía muy bien la respuesta y traté de explicarle que no había estudiado gran cosa y que lo que sabía, lo había aprendido en la calle y perdiendo dinero, vamos que lo que había conseguido era sólo a base de darme hostias de las que cuestan pasta, y eso sí, mucha ilusión por crear.

¿Por qué cuento esto?

Pues porque estudiéis lo que estudiéis, no perdáis nunca la ilusión por hacer cosas que os hagan sentir bien, si perdéis dinero tranquilos, no conozco ni a un solo empresario que no haya perdido dinero, otra cosa es que lo cuenten, y no todos son tan bobos como yo, pero tranquilos porque ya lo ganaréis otra vez y como dice JLY:

-Las pérdidas en los negocios van al capítulo de formación.

Así que, y sobre todo, no perdáis la ilusión por hacer cosas nuevas y por levantaros cada día por y con ilusión por lo que hacéis, el dinero es una consecuencia y a veces se resiste un poco.

El capital lo hacéis restando las pérdidas de los beneficios y los beneficios de las acciones, así que hacer y hacer y hacer cosas.

Un abrazo y buena semana de marzo del 2018