A veces, queremos seguir la velocidad de demanda del mercado, los giros, los cambios, las tendencias, las modas; vamos una locura. Si queremos seguir al «Mercado», ese monstruo del que he hablado alguna vez, sencillamente, nos desfondará y nos descapitalizará.

Yo te pregunto. ¿Qué te gusta hacer? ¿Lo haces realmente bien en compararación con la mayoría? Ya tienes un producto que puedes poner en valor con independencia del mercado global.

¿Qué quieres?¿hacer algo bien, o todo mal? ¿ayudar a los demás y ser feliz o ayudar a los bancos y a los accionistas perdiendo la vida en ello entrando en una guerra sin fin? La decisión es tuya.

En el campo que me afecta, solo digo una cosa, es «muy difícil» encontrar un buen vendedor, y no digo un «Crack» digo uno bueno, y es que decir «buen vendedor» no tiene la mayoría de la gente ni idea de lo que es, un buen vendedor es honesto, generoso, conoce y se enamora de su producto, trabaja a un ritmo regular que le permite no tener muchos altibajos, no está pendiente del CRM sino de los clientes que tiene y de hacer nuevos contactos, no le importan las redes sociales, porque su fuerte, y por favor lean bien, «el fuerte de un vendedor o de una persona de atención al cliente es el persona a persona» linkedlin, instagram, facebook, etc, no sirven absolutamente para nada, son solo un altavoz de lo que hacemos, digamos que una caja de resonancia, pero si la música es mala, con la caja de resonancia suena peor, y si la música es buena, no hace falta caja de resonancia, algún día alguien te verá en el metro y te dirá: Nene, tu vales mucho, y lo demás será historia.

Calma, honestidad, humilidad y generosidad.